Partidos emergentes rechazan nuevas exigencias para constituir una colectividad


La comisión de Constitución de la Cámara de Diputados desea elevar de 0.25 a 0.5% el número de firmas a recaudar

Menos de un año ha pasado desde que se redujeran las exigencias para inscribir a un partido político y este martes la comisión de Constitución de la Cámara de Diputado aprobó la iniciativa de volver al antiguo sistema.

Es decir, cambiar el 0.25%, que se había aprobado el 15 de enero por el tradicional 0.5% que se aplicaba cuando existía el sistema binominal. Esta cifra indica el número de firmas que deben recolectar de acuerdo al porcentaje de personas que hayan votado en la última elección de diputados.

Esta modificación fue rechazada por los representantes de las colectividades emergentes, quienes sostuvieron que una vez más se estaba engañando a la ciudadanía. “Cuando se bajó al 0.25 fue gracias a una negociación que se tuvo entre el Ejecutivo, los parlamentarios y la bancada independiente para aprobar la eliminación del binominal y si ahora se quiere cambiar nos están engañando”, sostiene Kenneth Romero, vicepresidente nacional del Partido Liberal.

El representante del PL señala que esta modificación no sólo los perjudicaría “sino que se estaría borrando con el codo el trato que hicimos para aprobar el fin del binominal”.

Romero recuerda que en compensación por aprobar un redistritaje, “que sólo beneficiaría a los partidos tradicionales”, se optó por reducir los quórum para la constitución de una nueva tienda política.

El vicepresidente nacional del PL explica que el nuevo proyecto estaría anulando la formación de partidos regionalistas, ya que una de las exigencias es estar constituidos en tres regiones consecutivas o en al menos ocho. “Aquí sólo se está coartando la libertad de competencia”.

Eduardo Salas, secretario general del PRI, también se opone a esta modificación y califica el actuar de los integrantes de la comisión de Constitución como irresponsables.

Si bien, Salas entiende que el aumento de las barreras de entradas apunta al bloqueo de los “caudillos regionales” reconoce que esta medida es una señal de temor de parte de los bloques tradicionales.

“Los debates hay que tomarlos con rigurosidad y no al fragor o al calor de los intereses de algunos partidos. Porque está claro que existen algunas colectividades que no quieren que emerjan nuevos partidos. A nosotros nos perjudica que en medio de nuestro camino de expansión nos cambien las reglas del juego”.

Por su parte el vocero de Amplitud, René Olivares, calificó el hecho como un retroceso. Recordó que uno de los principales argumentos que se utilizó para cambiar la norma, en enero de este año, fue que el sistema “era demasiado proteccionista de los partidos tradicionales” y la única forma de “refrescar” el sistema democrático era mediante la incorporación de nuevos partidos políticos.

“Lo que se buscó era cumplir con una expectativa de que nuevas corrientes políticas pudiesen tener facilidades frente a lo que había significado que los partidos sólo funcionaran orientados a condiciones electorales. Me da la impresión que existe un temor de parte de los partidos más antiguos de darle cabida a los nuevos referentes y eso es muy negativo cuando se critica a una clase hermética, conservadora y temerosa de los cambios. Hemos tenido un retroceso y no se está cumpliendo la palabra empeñada”, señaló Olivares.

FINANCIAMIENTO. Otros de los temas que se está debatiendo son los requisitos que deben cumplir los partidos para recibir recursos del Estado. A juicio de Salas, secretario general del PRI, es un proyecto mal diseñado ya que deja fuera a todas aquellas colectividades que poseen un número importante de representantes, pero que por el hecho de no poseer un legislador quedan excluidos. “Esto es terrible, porque hay partidos que su único objetivo es elegir a alcaldes y concejales y por el hecho de no tener un parlamentario ¿no tienen el derecho a ser financiado? Creemos que debe haber un aporte basal que sea de acuerdo al número de regiones en que está inscrito”.

Por su parte Romero sostiene que además de la exigencia del parlamentario el proyecto señalaría que éste debe haber sido elegido con el respaldo del partido, es decir, “que el partido haya estado inscrito. Eso quiere decir que pese a que nosotros tenemos un parlamentario quedamos fuera porque nos legalizamos hace poco”, sostuvo el vicepresidente del PL. 4001i

••• Para que las colectividades puedan acceder al financiamiento del Estado deben tener una lista actualizada de sus militantes. Para ello se ha establecido considerar como padrón al número de militantes que participen de la última elección interna situación que no es compartida por los bloques más emergentes. Ellos sostienen que han realizado un arduo trabajo para inscribirse formalmente y con esta modificación tendrán que volver a realizar la labor.

Fuente: Diario El Día